Search
  • Redacción

Los que quedaron en deuda

El Mundial se toma una pausa justo antes de las semifinales y es un buen momento para, tras días de vorágine, hacer un balance, en este caso de quienes quedaron en deuda al no llenar las expectativas.

Los casos son todos diferentes, pero guardan en común que se esperaba mucho más de lo que dieron en Rusia 2018.

Neymar: La gran decepción del torneo. Tras haberse retirado prematuramente por una lesión en 2014 este parecía ser su Mundial, bien rodeado y guiado por un seleccionador con las ideas claras el camino de Ney y sus compañeros parecía estar, al menos, entre los 4 mejores. Mientras fingía faltas que no eran el del PSG vio como su amigo Coutinho le adelantaba y se convertía en el verdadero líder de la Canarinha.

Messi: Mal rodeado y con un técnico que resultó ser una caricatura de sí mismo obviamente la labor para el mejor jugador del mundo era muy compleja, sin embargo, precisamente por ser el mejor, se esperaba mucho más de él, al menos un arrebato de coraje que mostrara que quería lograrlo, aunque fuera solo.

James: La desilusión con el colombiano está más relacionada con el poco tiempo que pudo jugar y no con su actuación. Ante Polonia y asociado con Juan Fernando Quintero dio un verdadero recital, pero fue lo único que una incómoda lesión nos permitió ver de él. Tras su gran Mundial en Brasil pasó por Rusia dejando solo un gran destello.

Salah: Llegó tras recuperarse de la lesión del hombro, no jugó ante Uruguay y reapareció ante Rusia. Lo grandes tienen el don de la puntualidad y Salah no tuvo mayor incidencia ante el anfitrión para intentar rescatar a su selección.

¿Qué decepción te dejó Rusia 2018 a ti?

Foto: twitter.com/CBF_Futebol

27 views0 comments